La Herida de la Madre

Cortesía de Valentina Conde en Unsplash

Extracto del Ebook gratuito de Bethany Webster

Traducido por Gigi.Soul

El estereotipo de que “todas las madres deben ser amorosas todo el tiempo” despoja a las mujeres de toda su humanidad. Dado que a las mujeres no se les da permiso para ser seres humanos plenos, la sociedad se siente justificada al no brindarles a las madres pleno respeto, apoyo y recursos.

Todas tenemos algo de patriarcado en nosotras. Hemos tenido que ingerirlo para sobrevivir en esta cultura. Cuando estamos preparadas para afrontarlo plenamente en nosotras mismas, también lo afrontamos en los demás, incluidas nuestras madres.

La Herida de la Madre incluye el dolor de:

  • Comparación: no sentirse suficiente
  • Vergüenza: sensación de trasfondo constante de que algo anda mal contigo
  • Atenuación: sentir que debes permanecer pequeña para ser amada
  • Culpabilidad: sentimiento de culpa persistente por querer más de lo que tienes actualmente

La Herida de la Madre puede manifestarse como:

  • No ser todo tu ser, porque no quieres amenazar a los demás.
  • Tener una alta tolerancia al mal trato de los demás.
  • Ejercer de cuidadora emocional
  • Sentimiento competitivo con otras mujeres
  • Autosabotaje
  • Ser demasiado rígida y dominante
  • Condiciones como trastornos alimentarios, depresión y adicciones.

Llegar al pleno empoderamiento, requiere observar la relación con nuestras madres y tener el coraje de separar nuestras propias creencias, valores y pensamientos individuales, de los de ellas. Requiere sentir el duelo de tener que presenciar el dolor que nuestras madres soportaron y procesar nuestro propio, legítimo dolor, el cual soportamos como resultado. Esto es un gran desafío, pero es el comienzo de la verdadera libertad. Una vez que sentimos el dolor, se puede transformar y dejará de crear obstáculos en nuestras vidas.

Una vez que las mujeres procesan el dolor de la Herida de la Madre, […] madres e hijas pueden comunicarse entre sí, sin temer que la verdad de sus sentimientos, rompa su relación. El dolor ya no necesita pasar a la clandestinidad y a la sombra, donde se manifiesta como manipulación, competencia y odio a sí misma. Nuestro dolor se puede afligir por completo, para convertirse luego en amor, un amor que se manifiesta como un feroz apoyo mutuo y una profunda autoaceptación, liberándonos para ser auténticas, creativas y sentirnos realmente realizadas.

Cuando curamos la Herida de la Madre, comenzamos a comprender el asombroso grado de impacto, que el bienestar de una madre tiene en la vida de su hijo, especialmente en la primera infancia, cuando el bebé y la madre todavía son una sola unidad. Nuestras madres forman la base misma de lo que nos convertimos: nuestras creencias comienzan como sus creencias, nuestros hábitos comienzan como sus hábitos. Esto es tan inconsciente y fundamental, que es apenas perceptible.

Para cada ser humano, la primera herida del corazón estaba en el lugar de la madre, de lo femenino. A través del proceso de curación de esa herida, nuestros corazones pasan de un estado comprometido de actitud defensiva y miedo, a un nivel completamente nuevo de amor y poder, que nos conecta con el corazón divino de la Vida misma.

La Herida Madre, en última instancia, no se trata de tu madre. Se trata de abrazarte a ti misma y a tus virtudes, sin vergüenza.

Una objeción común para enfrentar la Herida de la Madre es “dejar que el pasado quede en el pasado”.

Sin embargo, realmente nunca “escapamos” o enterramos el pasado. Porque vive en el presente, en los obstáculos y desafíos que enfrentamos todos los días. Si evitamos lidiar con el dolor, asociado con una de las relaciones más primarias y fundamentales en nuestras vidas, estamos perdiendo una oportunidad fundamental para descubrir la verdad de quiénes somos y vivir esa verdad con autenticidad y alegría.

¿Quieres dejar de sufrir?

Quiero regalarte los 21 días de conocimiento interior de la Tribu Vibras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s